Política editorial

Temática y alcance

Cabría preguntarse, en primer lugar, por qué se hace un énfasis especial en el concepto de estrategia. La estrategia se contempla en la actualidad como nueva perspectiva teórica y metodológica esencial para la comunidad científica, y como un elemento clave empresarial que ha de ser muy tenido en cuenta por parte de los responsables y profesionales de la comunicación. Hoy en día las empresas trabajan bajo una perspectiva común cuya finalidad reside en encontrar y mantener ventajas competitivas en relación a sus rivales directos e indirectos (Massoni, 2007). La complejidad social de la actualidad reclama una mayor dosis de comportamiento estratégico por parte de las empresas, ya que en el siglo XXI no sólo ha cambiado la ciencia, la tecnología y las estructuras y sistemas de comunicación, sino también la sociedad en su conjunto (Thompson, 2006). De este modo, la adopción de una perspectiva estratégica, o que dirige sus miras hacia el examen de las estrategias de comunicación que siguen las empresas, expande enormemente la naturaleza de nuestro objeto de estudio, que no se circunscribe únicamente a la actividad empresarial de las entidades y organizaciones que trabajan específicamente en el campo de la comunicación —como agencias de publicidad, consultoras de comunicación, agencias de medios,
empresas editoras de prensa, cadenas de radio y televisión, productoras discográficas, empresas de fotografía, de videojuegos, etc.—, sino que afecta a cualquier tipo de actividad empresarial, pública o privada, en cualquier sector productivo, dado que la comunicación es, en sí misma, una actividad estratégica que forma parte de su propia naturaleza (López Lita, 2000, 2003).

Por otro lado, somos conscientes de que la profunda crisis económica que azota el sistema económico internacional constituye actualmente un contexto especialmente oportuno para la creación de una revista de estas características. En efecto, en los últimos diez años especialmente, se han ido produciendo cambios muy profundos en los modelos de gestión de las empresas, que han situado a la comunicación en un elemento estratégico de primer orden. El desarrollo de las telecomunicaciones y la expansión, sin precedentes en la historia, de las industrias culturales en la sociedad contemporánea, han hecho de la comunicación uno de los principales protagonistas, si no el más importante, de la llamada “nueva economía” (Castells, 1997). En los últimos años se han ido produciendo profundos cambios a los que se han tenido que adaptar constantemente las empresas, ante un escenario en el que han surgido nuevos públicos con nuevas demandas, que requieren sistemas y formas de gestión estratégicas adecuadas para satisfacer las nuevas exigencias.

En este contexto, las organizaciones hacen un mayor uso de la estrategia, en cuanto a paquetes de decisiones, con el fin de tratar situaciones complejas a las que han de enfrentarse. El estudio de las estrategias de comunicación en los más variados contextos permite acotar, determinar y facilitar la creación de un esquema metodológico para canalizar el poder de la comunicación, mediante la coordinación de equipos y concentración de esfuerzos que irán acordes con la filosofía de trabajo para cada modelo empresarial (Garrido, 2004). De este modo, el objetivo del estudio de las estrategias de comunicación reside, por tanto, en dar coherencia a la actuación de la organización (Santesmases, 2001).

Así pues, la estrategia de comunicación se define como el método o conjunto de métodos que sigue el profesional de la comunicación y su equipo para seleccionar, estructurar y difundir tal comunicación para el mejor logro de sus objetivos asignados, teniendo en cuenta todas las posibles reacciones de competidores, de públicos y de cambios del entorno (Rafael Alberto Pérez y Massoni, 2008). La planificación estratégica en comunicación nos debe habilitar para establecer formas de elección racional entre distintas alternativas con líneas de actuación concretas a corto, medio y, sobre todo, a largo plazo, que permitan alinear las decisiones tácticas y operativas en forma coherente para la consecución de los objetivos finales. Ante un mercado cambiante es necesario que la planificación estratégica se oriente hacia él de la manera más eficiente, si lo que se pretende es adaptarse y responder a sus necesidades.

En definitiva, en el contexto de cualquier actividad, la principal virtud de la determinación de estrategias de comunicación radica en que todos los que participan en un proyecto empresarial dispongan y compartan unas directrices sobre la comunicación a realizar. La estrategia enmarca el comportamiento colectivo, maximizando oportunidades y evitando o minimizando los errores, reduciendo el riesgo de dispersión y las posibles contradicciones comunicativas (Sánchez Tabernero, 2000). En suma, la estrategia constituye un punto de referencia para los comunicadores de una organización (Ohmae, 2004). Parte de un diagnóstico de la situación de la empresa así como de un posicionamiento estratégico y de unos objetivos a transmitir. Para ello, se delimitan las fases estratégicas y el presupuesto destinado a comunicación dentro de un tiempo y con unas acciones (tácticas) concretas más idóneas para la obtención de los objetivos marcados (Pérez Carballo, 2003).

En efecto, y como hemos señalado desde este planteamiento general, la investigación sobre los procesos de innovación en los sectores de la comunicación, puede orientarse —en un sentido amplio— hacia el estudio de muy diferentes campos. En primer lugar, y de manera genérica, hacia aquellos fenómenos que han introducido relevantes cambios en los mercados y sus consecuencias inmediatas: digitalización, globalización, concentración o desregulación de sectores y sus implicaciones en las diferentes industrias culturales. Pero también, y de una manera genérica, sobre aquellas tecnologías de la comunicación que proceden tanto de la lógica de la oferta como de la demanda (Wolton, 2000); esto es, desde la TV IP a las nuevas redes sociales. Pero tampoco conviene olvidar aquellas disciplinas de la comunicación donde se están llevando a cabo la adopción de novedosas estrategias, consecuencia de la irrupción de las nuevas tecnologías. Nos referimos al campo de la comunicación institucional y política, la adopción de estrategias de responsabilidad social corporativa, como también de la creciente importancia que está adquiriendo la negociación o creación de contenidos para televisión, internet o móvil; la distribución digital de los mismos en forma de films, series o derechos deportivos; etc.

 

Política de secciones

Informe

La sección Informe se compone de artículos de investigación, cuya temática será propuesta por la dirección de la revista y anunciada con antelación, en torno a cuestiones relacionadas con el estudio de las estrategias, las tendencias y la innovación en los sectores de la comunicación en su sentido más amplio, desde lo relacionado con la actividad publicitaria y de relaciones públicas al ámbito periodístico pasando por todo lo que tenga que ver con la comunicación audiovisual ya sea en cine, televisión, radio, el arte o en el entorno de Internet. La intención es tomar el pulso a un panorama, el de la comunicación, en constante cambio y movimiento por efecto de la digitalización.

Marcado Envíos abiertos Marcado Indexado Marcado Revisión por pares

Otras investigaciones

La sección Otras Investigaciones recoge investigaciones académicas relacionadas, de forma genérica, con el campo de las ciencias de la comunicación.

Marcado Envíos abiertos Marcado Indexado Marcado Revisión por pares

Tribuna: investigación y profesión

Tribuna: Investigación y Profesión pretende ser un foro para la participación de profesionales de los sectores de la comunicación, desde una perspectiva reflexiva, crítica y/o provocativa. En esta sección también se incluyen reseñas para dar a conocer novedades editoriales, así como para difundir los eventos científicos y profesionales que vayan a tener lugar en los meses siguientes o para, simplemente, hacer un balance de eventos académicos y profesionales que hayan tenido lugar en los últimos meses.

Marcado Envíos abiertos Marcado Indexado Sin marcar Revisión por pares
 

Proceso de revisión por pares

Los manuscritos serán revisados, de forma anónima, por dos expertos, designados por la dirección de la revista, que realizarán un informe que servirá para decidir si el texto es aceptado, aceptado con condiciones o rechazado, siempre mediante una evaluación debidamente motivada. En el caso de que el manuscrito sea aceptado con condiciones, se indicará en dicho informe las modificaciones que el/los autor/es deberán introducir para su aceptación. Si el manuscrito es rechazado, el informe de evaluación deberá incluir, igualmente, las razones que motivan tal decisión, que serán comunicadas al autor/es.

En caso de que haya disparidad de valoraciones entre los dos informes de evaluación, el manuscrito será remitido a un tercer evaluador.

Los artículos aceptados con modificaciones serán enviados a sus autores que, en un plazo máximo de 15 días, deberán remitir a la revista, si procede, el manuscrito corregido.

 

Frecuencia de publicación

adComunica. Revista Científica de Estrategias, Tendencias e Innovación en Comunicación tiene una periodicidad semestral, de aparición en los meses de mayo y noviembre de cada año. Se publica tanto en soporte de papel impreso como en versión digital.

 

Política de acceso abierto

Esta es una revista de acceso abierto, por lo que todo el contenido está disponible gratuitamente y sin cargo para el usuario o su institución. Los usuarios pueden leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o enlazar los textos completos de los artículos, o utilizarlos para cualquier otro propósito legal, sin pedir permiso previo del editor o el autor. Esto está de acuerdo con la definición BOAI de acceso abierto.

 

Código ético

adComunica sigue las directrices del Code of Conduct for Journal Editors y, en la medida de lo posible, de las sugerencias aspiracionales recogidas en el Best Practice Guidelines, del Committee of Publication Ethics (COPE) acerca de los deberes y las responsabilidades de los editores, la relación con los lectores, autores, revisores, miembros de los distintos comités y propietarios y editores de la revista, los procesos de editoriales y de revisión por pares, la calidad, la protección de datos personales, el apoyo a la investigación ética, los casos de malas conductas, la integridad de los estándares académicos, la propiedad intelectual, el apoyo a los debates, la gestión de las quejas, las consideraciones comerciales y los conflictos de intereses.

 

Cargo económico por publicación

adComunica no cobra a sus autores ningún tipo de cargo económico por la gestión y publicación de los artículos enviados.